Cada cuánto tiempo nos duchamos y cuánto tiempo empleamos en nuestra higiene personal se han convertido en dos cuestiones de debate que continúan generando dudas en la población, ya que, la mayoría de los ciudadanos desconoce si es adecuado o no ducharse más de una vez al día o qué jabón emplear.

Para los expertos, lo ideal es hacerlo solo una vez al día para proteger nuestra dermis, ya que «las duchas frecuentes y largas, además de no ayudar al medio ambiente, deterioran el manto lipídico de nuestra piel, favoreciendo la sequedad de la misma, el picor y las dermatitis», explica Deysy E. Cieza Díaz, doctora del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, a CuídatePlus.

En cuanto al tiempo de cada ducha, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que no se deben exceder los cinco minutos de baño para que se de uso sostenible de agua y energía, ya que la media diaria de consumo de agua no puede superar los 95 litros.

Cieza matiza que «las duchas tienen que ser con masajes suaves con la mano (no hace falta usar esponjas agresivas), agua tibia y cortas. Las zonas que producen mal olor, donde debemos incidir, son las axilas, ingles, genitales y pies». Y recomienda a las personas que realicen actividades físicas o que convivan con un clima caluroso «hacer una segunda ducha, pero utilizando jabón solo en las zonas que tienen mal olor o sudoración excesiva», protegiendo así el resto de la dermis de nuestro cuerpo.

Es igualmente importante para el cuidado de nuestra piel el jabón que utilicemos en cada lavado, ya que podría destruir nuestro manto hidrolipídico, un conjunto de barreras protectoras de la dermis, y con ello propiciar la entrada de gérmenes en ella.

La dermatóloga Natalia Seguí, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), lo tiene claro: «Lo importante para respetar la piel es utilizar un jabón neutro y sin perfume«. En este sentido, la profesional explica que «los dermatólogos recomendamos utilizar una emulsión sin jabón o un aceite de ducha, que es lo que más me gusta personalmente», productos que «se fabrican sin conservantes, sin parabenos y sin sustancias alergénicas».

Además, «estos jabones los puede utilizar todo tipo de piel, pero son necesarios en pieles secas o atópicas, ya que protegen la piel y aumentan el nivel de hidratación. Su fórmula ultra suave respeta el equilibrio cutáneo».

Nuestra piel libera una serie de aceites y sudor que ayudan a nuestra piel a mantenerse sana, por eso lo ideal es encontrar un equilibrio entre la higiene y la aparición de estas sustancias. Una sobrehigiene podría provocar el agrietamiento de su capa externa o una piel seca, entre otras cosas.

Fuente: Noticias salud españa