Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo…).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

PREGUNTA Desde pequeño he sido una persona muy cerrada e introvertida, además de tener una personalidad cortante y seca. Lo cierto es que lo hago sin querer, simplemente me sale, y este tipo de personalidad me ha llevado a no tener casi amistades ni a tener nunca relaciones sentimentales.

Me gustaría cambiarlo para poder relacionarme mejor con el resto de personas pero no soy capaz porque cada vez que lo intento, además de costarme mucho hacerlo, el resto de personas actúan con indiferencia. ¿Qué debo hacer?

RESPUESTA DE LA EXPERTA La comunicación es todo un arte y hay personas que les cuesta mucho más que a otras. Es una habilidad que se forma en los primeros años de la vida y, aunque siempre se puede trabajar, es cierto que muchas personas parten con gran ventaja.

Entender cómo es la otra persona, en qué puede estar pensando, qué le hace sentirse bien o mal…, requiere capacidad de observación, de análisis, reflexión… Igualmente, hay que trabajar la empatía, la cercanía emocional…

Pero no tenemos que desesperar, se puede aprender a comunicar, a escuchar y hacer que la otra persona se siente escuchada y comprendida; a transmitir mensajes estimulantes y reforzantes… De verdad que se puede aprender.

Las consultas de psicología las tenemos llenas de personas que quieren mejorar su nivel de comunicación con los demás. En libros como ‘Emociones que hieren’ y ‘Lo mejor de tu vida eres tú’ verá muchas de las claves que le ayudarán a comunicarse desde la inteligencia emocional, que facilitarán que coja confianza y seguridad en si mismo.

En el momento en que consiga sentirse cómodo en esa interacción con los demás las personas que están a su alrededor también se sentirán bien con usted.

PREGUNTA ¿Se puede tener rasgos ‘límites’ de la personalidad sin tener dicho trastorno? Es lo que le ha comentado un profesional a mi pareja, «tiene algunos rasgos límites o quizá sea límite, pero el espectro dentro del trastorno es grande y parece no ser grave». Me gustaría alguna orientación al respecto.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Es imposible poder hacer una orientación precisa con tan pocos datos. De todas formas sí que se pueden tener rasgos “límites” sin padecer propiamente un trastorno límite de la personalidad.

En cualquier caso, es más importante que el profesional trabaje con su pareja para depurar esos rasgos que darle un nombre al cuadro que presenta.

También sería aconsejable que tuviera alguna consulta con usted, para comentarle cómo puede y debe actuar con su pareja.

PREGUNTA Tenía una relación estable con mi pareja. Más de 7 años, nos queríamos, habíamos pasado muchas cosas juntos, tanto buenas como malas, pero siempre las habíamos superado. Nos encontrábamos en nuestro mejor momento, a punto de terminar nuestras carreras, a punto de independizarnos, y con menos discusiones y diferencias.

Y de repente me dejó plantado. Sin motivo. Durante unos pocos meses no le hablé, me pareció horrible que me hiciera eso en ese momento, dejándome tirado en un momento así. Ella se estuvo arrepintiendo un poco, me dijo que no había nadie, pero yo, herido, seguí frío. Hasta que un día me enteré de que ya no estaba.

Me fue infiel años atrás, se acostó con su jefe y me lo ocultó durante años, pero lo perdoné (no sé por qué) y cuando después de la «ruptura» que he comentado le pregunté si podíamos charlar me dijo que ya estaba con aquella persona, que había estado enamorada desde entonces.

Sinceramente creo que es mentira, que se saturó con todo, lo pagó conmigo dejándome y me mintió diciendo que se fue con quien me engañó para que yo la dejase en paz. No concibo peor persona y desde entonces la soledad y el rencor me invaden.

RESPUESTA DE LA EXPERTA El rencor no es una solución, es una trampa que te impide salir y superar la situación.

Los sentimientos no se imponen y las personas no nos pertenecen, por mucho que tengamos o hayamos tenido una relación durante años.

Comentas que hubo una etapa en la que ella quería hablar, pero tú te mostraste frío y herido; esa no es la mejor respuesta, esa es una vía para el alejamiento y la ruptura.

Te sientes víctima, y mientras así sea difícilmente vas a poder empezar el camino de la recuperación.

Es una pena que después de 7 años sólo sientas rencor y soledad. En una relación lo más difícil es “dejar marchar” cuando la otra persona nos lo pide con sus palabras o con su actitud, pero eso es saber querer. Centra tu atención en recuperar tu equilibrio emocional y enfoca tu vida más hacia el futuro, que hacia el pasado.

PREGUNTA Soy un joven de 22 años y la verdad tengo problema con sentirme solo. Lo tengo desde antes de la cuarentena. Al ser hijo único siempre estuve solo. Aprovechaba la universidad para ser un poco más sociable pero con esta situación eso acabó y me siento más solo al no tener con quien hablar. Esta situación me carcome.

Esa misma soledad me hace pensar en una relación anterior, que terminó hace dos años. Ella rehizo su vida y no sé si es la soledad la que me quiere hacer buscarla o es el sentimiento que aún tengo por ella.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Buscar de nuevo cómo contactar con su ex novia, que además ya tiene otra relación, es simplemente una huida para no afrontar el problema real: su sociabilidad y su confianza en si mismo.

El hecho de ser hijo único no significa que no pueda ser una persona con facilidad para las relaciones sociales, pero si se siente muy inseguro, conviene trabajarlo a nivel profesional. Los psicólogos damos muchos cursos de Habilidades Sociales; aunque a veces lo más eficaz es un entrenamiento individualizado.

La comunicación no solamente es clave para las relaciones sociales, afectivas…, también lo será en un futuro para el entorno laboral, profesional… En definitiva, a veces conviene tomárselo como otra asignatura más, una asignatura de la que dependerá gran parte de nuestro bienestar emocional. En el libro ‘Emociones que hieren’ detallo cómo conseguir mejorar nuestra comunicación y nuestras relaciones sociales.

Fuente: Noticias salud españa