Warning: Declaration of WCS_Query::get_endpoint_title($endpoint) should be compatible with WC_Query::get_endpoint_title($endpoint, $action = '') in /home/customer/www/i-diet.mx/public_html/wp-content/plugins/woocommerce-subscriptions-master/includes/class-wcs-query.php on line 0
Por qué algunas personas no experimentan los efectos secundarios de las vacunas y por qué no es un problema - i-Diet

La mayoría de las vacunas tienen efectos secundarios y las vacunas contra la Covid no son diferentes. Se le asegura a la gente que si experimenta dolor en el brazo donde se insertó la aguja, o cansancio, dolor de cabeza, fiebre o náuseas, estos son simplemente signos de que el sistema inmunológico está funcionando como debería.

Esto ha dejado a algunas personas preguntándose: si ese es el sistema inmunológico haciendo lo que se supone que debe hacer, ¿la falta de efectos secundarios significa que mi sistema inmunológico no ha sido preparado para protegerme?

Tenga la seguridad de que no significa tal cosa. Los ensayos clínicos de vacunas realizados por Pfizer muestran que el 50% de los participantes no experimentaron efectos secundarios significativos durante el ensayo, sin embargo, el 90% de los participantes desarrollaron inmunidad contra el virus. Y la recomendación sobre la vacuna Moderna dice que una de cada diez personas puede experimentar efectos secundarios comunes, pero la vacuna protege al 95% de quienes la toman.

Esto se puede explicar considerando la forma en la que el sistema inmunológico desarrolla inmunidad protectora contra los virus cuando una vacuna lo activa. La mayoría de las vacunas contra la Covid, incluidas varias que han sido autorizadas, utilizan una proteína viral que se encuentra en la envoltura externa del coronavirus, conocida como proteína de pico, para imitar una infección viral natural e iniciar una respuesta inmunitaria.

La rama de la respuesta inmune conocida como inmunidad innata responde casi de inmediato a la proteína de pico viral. Lanza un ataque contra él iniciando una inflamación, cuyos signos cardinales son fiebre y dolor. Entonces, es la respuesta inmune innata la que causa los efectos secundarios comunes que las personas experimentan uno o dos días después de haber recibido el pinchazo.

La inmunidad específica de larga duración, que es el objetivo final de cualquier vacuna, se logra únicamente activando la segunda rama de la respuesta inmune: la inmunidad adaptativa. La inmunidad adaptativa se activa con la ayuda de los componentes inmunitarios innatos y da como resultado la generación de células T y anticuerpos, que protegen contra la infección en la exposición posterior al virus.

A diferencia de la inmunidad innata, la inmunidad adaptativa no puede iniciar la inflamación, aunque estudios recientes sugieren que puede contribuir a ella de manera significativa. En algunas personas, esta respuesta inflamatoria tanto del sistema inmunológico innato como del adaptativo es exagerada y se manifiesta como un efecto secundario. En otros, aunque funciona normalmente, no está a niveles que puedan causar efectos secundarios notables. De cualquier manera, se establece la inmunidad contra el virus.

Los científicos han notado que las personas mayores de 65 años tienen menos efectos secundarios de la vacuna. Esto se puede atribuir a la disminución gradual de la actividad inmunológica relacionada con la edad. Aunque esto puede estar relacionado con niveles más bajos de anticuerpos, todavía tienen inmunidad contra el virus.

El sexo también puede influir. En un estudio de EE UU, el 79% de los informes de efectos secundarios fueron de mujeres. Este sesgo sexual podría tener algo que ver con la testosterona. La testosterona tiende a amortiguar la inflamación y, por lo tanto, los efectos secundarios asociados a ella. Los hombres tienen más testosterona que las mujeres, lo que podría contribuir a un menor número de informes de efectos secundarios en los hombres.

Las personas que padecen enfermedades inflamatorias crónicas, como artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiple, que toman medicamentos inmunosupresores para controlar sus síntomas, pueden experimentar menos efectos secundarios debido a una respuesta inflamatoria atenuada. Aunque la respuesta inmune está atenuada, no significa que sea inexistente. En un estudio de 2020 que comparó los niveles de anticuerpos en personas que tomaban medicamentos inmunosupresores con los que no, se determinó que las personas que tomaban medicamentos inmunosupresores producían niveles más bajos de anticuerpos, pero ninguno de ellos carecía de anticuerpos antivirales.

Los efectos secundarios de la vacuna no deben tomarse como una medida de la eficacia de la vacuna. A pesar de la variada respuesta inmune a las vacunas, la mayoría de las personas logran inmunidad contra el coronavirus con la vacunación, independientemente de la presencia, ausencia y gravedad de los efectos secundarios.

Veenu Manoharan es profesora de Inmunología en la Universidad Metropolitana de Cardiff.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Fuente: Noticias salud españa